CAPÍTULO 3.2. PRESENCIA ONLINE: EL HOSTING

 

Elección de Hosting

servidor

Una vez elegido el dominio de nuestra web, debemos pensar donde lo vamos almacenar. Antes de contratar un proveedor de Hosting, es recomendable hacer un pequeño estudio de las empresas que nos ofertan dicho servicio para evitar llevarnos sorpresas desagradables en un futuro.

Para ello podemos buscar en la red la opinión clientes que hayan usado con anteriodad los servicios de dichas empresas y que expongan su experiencia sobre temas tan importantes como el tiempo de respuesta y calidad de la Asistencia Técnica recibida, caidas frecuentes del servidor y cualquier dato que nos pueda ser de utilidad para hacernos una idea de la calidad del servicio que vayamos a contratar, pues muchas veces lo barato acaba resultando caro.

 

Una vez elegida la empresa proveedora, debemos definir el hosting que contrataremos, para ello haremos un breve resumen con los diferentes tipos de hosting que existen actualmente junto a sus ventajas y desventajas:

 

El Hosting Gratuito:

  • ¿Qué es?
    • Tal como su nombre indica, es un servicio gratuito de Alojamiento Web que ofrecen algunas empresas.
  • Ventajas
    • No supone coste alguno.
  • Desventajas
    • Transferencia mensual reducida.
    • Caida constante de servidores.
    • Espacio de alojamiento de ficheros muy limitado.
    • Algunas empresas introducen a cambio del alojamiento publicidad dentro de nuestra página web.
    • No suelen proporcionar servicio de asistencia técnica.
    • No realizan copias de seguridad de nuestros archivos.
    • Número de correos y bases de datos limitadas.

Aunque la gratuidad del servicio pueda resultar interesante a emprendedores con escasos recursos, no recomendamos este tipo de hosting para albergar páginas web comerciales debido a la poca fibalidad que ofrecen, pero puede resultar una buena opción para la realización de pruebas de nuestra página web antes de ponerla en producción.

 

El Hosting Compartido:

  • ¿Qué es?
    • El Hosting Compartido se basa en el alojamiento de varias páginas web en un mismo servidor, de tal manera, que los recursos de dicho servidor son compartidos entre todas las páginas web alojadas dentro del mismo.
  • Ventajas
    • Al repartirse el coste económico entre las páginas alojadas en el servidor, diponen de precios bajos, donde su coste puede varíar entre los 3 y los 9 euros mensuales, dependiendo de la empresa.
    • Mayor transferencia mensual y espacio mensual que el hosting gratuito.
    • Existe un servicio de asistencia técnica donde podemos solucionar las incidencias que se nos presenten.
    • Normalmente realizan una copia de seguridad de nuestros ficheros semanalmente o mensualmente, dependiendo de la empresa contratada.
    • Algunas empresas ofrecen un servicio gratuito de migración de nuestros ficheros de un hosting a otro.
  • Desventajas
    • No permiten un numero de visitas diario muy elevado, normalmente el límite se establece en torno a las 500 visitas diarias.
    • Al compartir alojamiento con otras páginas web, los recursos del servidor son compartidos y aumenta la posiblidad de que existan caidas temporales de dicho servidor.
    • Si algún usuario del servidor utiliza su página web para el envio masivo de spam, la IP del servidor se puede ver afectada y ser añadida a una lista negra, impidiendo al resto de web alojadas en el mismo servidor el envio de correos electrónicos.

Este tipo de hosting es el más común y suele ser suficiente para el inicio de la actividad de profesionales y pequeñas empresas donde no existe un tráfico muy amplio y los recursos ofrecidos por las empresas proveedoras de hosting se adaptan perfectamente a las necesidades de dichas empresas.

 

El Servidor Privado Virtual (VPS):

  • ¿Qué es?
    • Los Servidores Privados Virtuales, en adelante VPS, dividen un Servidor Web real en varios Servidores Virtuales, de tal manera que el cliente pueda trabajar como si fuese un servidor individual, aunque en la realidad compartamos los recursos del servidor.
  • Ventajas
    • La principal ventaja es que podemos reservar de antemano los recursos que nos corresponden en el Servidor Web para para poder garantizar el correcto funcionamiento de nuestra página web.
    • Mayor transferencia mensual y espacio mensual que en el hosting compartido.
    • Muchos proveedores permiten formatear e instalar el sistema operativo que más se adapte a nuestras necseidades.
    • Configuración del firewall para mayor seguridad.
    • Creación de DNS privadas.
  • Desventajas
    • Precio más elevado que el hosting compartido, pudiendo variar entre los 20 y 70 euros mensuales dependiendo de la empresa contratada.
    • Requiere de ciertos conocimientos infórmaticos para explotar adecuadamente todas las posibilidades que nos ofrece.
    • Los recursos son limitados, ,normalmente permiten un número de visitas diarias que oscila entre las 5.000 y las 10.000, dependiendo  del número de imagenes y vídeos alojados y de la utilización de gestores de contenidos.

Resulta una buena opción para empresas con webs de tráfico elevado y amplia necesidad de recursos.

 

El Servidor Dedicado:

  • ¿Qué es?
    • El servidor dedicado permite obtener todos los niveles de acceso, haciendo uso exclusivo del mismo.
  • Ventajas
    • No comparte el servidor con otros clientes.
    • Control total sobre la máquina, pudiendo utilizarla y administrarla en su pleno rendimiento.
    • Mayor seguridad.
    • Mayor capacidad de alojamiento y transferencia de archivos
  • Desventajas
    • Precio más elevado que el VPS, pudiendo variar dependiendo de las caraterísticas contratadas entre los 90 y 150 euros mensuales.
    • Si queremos administrarlo personalmente, es necesario contar con personal que tenga los conocimientos informáticos adecuados.

Este servicio está indicado para emresas que desarrolen proyectos que necesiten una mayor seguridad, privacidad, configuraciones especiales y/o control sobre el servidor contratado.

 

El Cloud Hosting:

  • ¿Qué es?
    • Es la combinación de los recursos de varios  Servidores Web, actuando como un único servidor en el que podemos alojar nuestra página web.
  • Ventajas
    • Flexibilidad: Nos permite ajustar en tiempo real los recursos utilizados por nuestra web en cada momento, adecuandose a los niveles de tráfico recibido.
    • Fiabilidad: Si algúno de los servidores dejase de funcionar no perjudicaría el funcionamiento de nuestra página web puesto que inmediatamente sería sustituido por otro.
    • No pagamos una cuota fija, solo pagamos por los recursos consumidos.
    • Mayor capacidad de alojamiento y transferencia de archivos
  • Desventajas
    • Al no tener geolocalización perjudica la optimización SEO.
    • Al ser un tipo de hosting relativamente nuevo y poco conocido, la oferta de este tipo de servicio en la actualidad es bastante escasa.
    • Pueden existen problemas de saturación si no está adecuadamente configurado.

 Gracias a su principal característica que es la flexibilidad que ofrece está indicando para sitios web que por diversos motivos como promociones, lanzamientos u otros eventos, en un momento determinado necesiten más recursos que los utilizados normalmente.

 

Esperamos que os haya sido de utilidad esta entrada y como siempre esperamos vuestros comentarios y aportaciones :).

CAPÍTULO 3.1 SITUACIÓN. PRESENCIA ONLINE: EL DOMINIO

Si habeis llegado hasta este capítulo, ya tendreis estudiado que vais a vender exactamente, quienes serán vuestros clientes potenciales, quien tendrá el poder decisión en esa compra y qué les vais a ofrecer para comprarnos a vosotros y no a la competencia a pesar de que vendais el mismo producto. !Enhorabuena! ya teneis una pequeña parte del camino recorrido :).

Ahora tendremos que decidir donde situaremos nuestra empresa, ¿será exclusivamente online?, o quizás, ¿será más ventajoso para el comercio de nuestro producto que tenga una localización física?. La respuesta a estas preguntas dependerá principalmente de la amplitud geográfica del público al que queramos llegar,  de los medios que dispongamos y del tipo de producto que comercialicemos. Normalmente lo ideal sería complementar ambas presencias para compensar sus ventajas con sus inconvenientes.

PRESENCIA ONLINE

Para ello necesitaremos un dominio y un hosting donde alojar nuestra página web, blog o nuestra tienda online. Quizás muchos de vosotros esteis familiarizados con estos términos, pero habrá quien no lo esté, así que intentaremos explicar lo más breve y simplificado posible cual es la misión de cada uno. Pongamos un ejemplo, para comprender ambos conceptos, imaginaros por un momento que un amigo/familiar desea hacernos una visita a nuestro domicilio, para que pueda efectuar dicha visita le facilitariamos una dirección para que pueda llegar al domicilio donde vivamos. Pués algo parecido sería nuestro dominio y nuestro hosting, el dominio lo podriamos asemejar a la “dirección” que le facilitamos a nuestro cliente para que pueda llegar a la “casa” donde se encuentra almacenada la información sobre nuestra empresa.

¿Que dominio elegir?

El mercado nos ofrece varios tipos de dominios, tanto gratuitos como de pago. Pero, ¿cual sería el más recomendable para el desarrollo de nuestra actividad?.

Dominio gratuito

Existen empresas como dot.tk que ofrecen el registro de un dominio de nivel superior geográfico (es un dominio de Internet usado y reservado para un país o territorio dependiente) para el archipiélago neozelandés de Tokelau y su extensión es .tk.

Aunque sea un dominio de nivel superior gratuito tenemos que tener en consideración algunos aspectos de este tipo de dominios:

  • No tendremos la propiedad legal sobre dicho dominio. La propiedad corresponderá a la empresa dot.tk y no podremos transferirlo ni venderlo a nadie.
  • Existe un límite de tiempo de registro. Como máximo 12 meses. Si no lo renovamos dentro de los 15 días previos a su expiración el dominio será eliminado sin que podamos hacer absolutamente nada.
  • Para que el dominio permanezca activo necesitaremos durante los primeros meses algo de tráfico a nuestra página web, si no es así, es posible que lo eliminen automáticamente.
  • Al ser un dominio gratuito es muy difícil su posicionamiento en google.

Otra opción es elegir un subdominio (un subdominio es un dominio que forma parte de otro dominio),  hay algunas empresas como hostinger, eshost.es o 2tr.es que lo ofrecen gratuitamente y sin publicidad añadida.

Las desventajas son muy parecidas al caso anterior:

  • No tendremos la propiedad legal sobre dicho dominio. La propiedad corresponderá a la empresa donde lo registremos y no podremos transferirlo ni venderlo a nadie.
  • No suele existir un límite de tiempo de registro, pero si no lo mantenemos activo es posible que nos lo den de baja.
  • Al ser un dominio gratuito suele ser muy difícil su posicionamiento en google.

 Como hemos podido comprobar, la principal ventaja de adquirir un dominio o un subdominio gratuito es que son gratis y no tendremos que hacer ningún desembolso, pero a las desventajas que hemos señalado, habría sumarle quizás la más importante y es que el uso de dichos dominios restará seriedad y credibilidad a la imagen que queramos dar de nuestra empresa.

Actualmente los precios de mercado son muy competitivos, por unos 12 euros anuales puedes ser el propietario de tu propio domino, incluso existen ofertas de varias empresas que contratando durante un año con ellos el hosting te registran sin coste alguno tu domino durante ese año.

Dominio de pago

Dentro de esta clase de dominios nuestra recomendación es que si tenemos la oportunidad y los medios económicos, una buena elección es adquirir un domino con antiguedad superior a un año ya que los buscadores les dan más valor a estos dominios y el posicionamiento de nuestra web será más sencillo y rápido que adquiriendo uno nuevo, pero negociar con el dueño actual de dicho dominio puede salir bastante caro porque será el quien decida el precio de venta. También recomendamos adquirir todas las extensiones posibles.

Hay una amplia variedad de dominios de pago, a continuación haremos un listado con los más comunes.

DOMINIOS DE PRIMER NIVEL GENÉRICOS

  • .com: Esta extensión se utiliza para actividades comerciales, siendo el más conocido y utilizado de todos los dominios. Al no estar asociado a ningún pais es muy recomendable adquirirlo si tenemos pensado comerciar o expandir nuestro negocio fuera del país . Como inconvenientes presenta que es ligeramente más caro que los dominios de primer nivel asociados a paises y que su gran expansión deja poco margen a la elección del nombre de nuevos registros.
  • .net: Esta extensión aunque este dirigida a proveedores de servicios Internet, se suele utilizar como comodín de los nombres de dominio al ser la segunda opción que se suele tomar al encontrarse  que el nombre de dominio buscado esté ocupado en la extensión .com. También es recomendable si hemos registrado un .com registrar esta extensión para evitar una posible competencia en un domino paralelo.
  • .info: Esta extensión está diseñada para sitios web que cuya finalidad sea la difusión de información. No obstante también puede ser utilizado para cualquier tipo de web aunque no se recomienda para sitios comerciales ya que el consumidor cuando accede a una página con esta extensión espera recibir información.
  • .biz: Esta extension fué creada como una línea paralela a la .com. En la actualidad su uso es menos popular y suele ser utilizado por empresas que cuentan ya con presencia en Internet en extensiones de dominios convencionales pero que intentar reforzar mediante éste su imagen corporativa.
  • .org: Esta extensión está indicada para organizaciones de acción social, aunque también suelen ser registrado por las empresas para evitar competencia en un dominio paralelo.

Dominios de primer nivel por países

Los dominios de primer nivel por paises son indicativos de cada país o territorio y son administrados por ellos mismos, su precio de mercado suele ser algo inferior a los genéricos. A continuación pondremos algunos ejemplos:

.es: Esta extensión pertenece a España, es recomendable utilizarla si vamos a comercializar nuestro producto dentro del país. Pero debemos ser cuidadosos en la elección del nombre porque si usamos uno que pertenezca a la marca de una empresa registrada anteriormente pueden reclamarnoslo judicialmente y perder con ello todo el trabajo que habemos realizado en el posicionamiento de dicho dominio.

  • .cat: Esta extensión pertenece a la Comunidad Autónoma de Cataluña.
  • .mx: Esta extensión pertenece a Méjico.
  • .ar: Esta extensión pertenece a Argentina.
  • .de: Esta extensión pertenece a Alemania.
  • .fr: Esta extensión pertenece a Francia.

Si deseamos comercializar nuestro producto dentro de un país, para posicionarnos en los buscadores una elección interesante puede ser adquirir un dominio especifíco a dicho país.

Dominios de segundo nivel

Se denomina dominio de segundo nivel al que está por debajo del dominio de primer nivel situado a la izquierda de este. En varios países han sido creados dominios de segundo nivel para definir el tipo de organización registrada bajo los mismos. Como ventaja obtenemos que su coste suele ser inferior a los genéricos o específicos y que el menor uso de estos nos permiten mayor flexibilidad en la elección del nombre, pero también tienen como inconveniente que debido a su longitud se dificulta que el usuario lo recuerde con facilidad.  A continuación pondremos algunos ejemplos:

En España, algunos de los dominios territoriales que podemos encontrar son los siguientes:

  • .com.es: Indicado para webs de catácter comercial que comercialicen sus productos dentro  de España.
  • .nom.es: Utilizado en webs personales.
  • .org.es: Recomendado para organizaciones o asociaciones sin ánimo de lucro.

También es posible encontrar dominios territoriales en otros paises  como Argentina: .com.ar:  México: .com.mx.

Esperamos que esta información os haya ayudado a elegir el tipo de extensión adecuada para vuestro negocio. En el próximo capítulo haremos un resumen con los  aspectos necesarios para elegir un hosting idóneo a nuestras necesidades. Os esperamos!! :)

 

 

CAPÍTULO 2. LA IDEA DE NEGOCIO

bombillaEn el capítulo anterior, sopesamos algunas de las ventajas e inconvenientes de lanzarnos en este gran mundo y nuestra decisión fué seguir adelante con nuestro proyecto. Ahora es el momento de pulir nuestra idea y para ello debemos tener claras tres preguntas importantes: ¿que vamos a vender?, ¿a quien se lo vamos a vender? y ¿por qué creemos que nos lo comprarán?.

¿Que vamos a vender?

En un primer momento  puede parecer una pregunta obvia, pensareis si hemos decidido dar este gran salto es porque ya tenemos claro que queremos vender, pero no es lo mismo tener claro que producto se quiere comercializar a detallar con precisión todos los detalles del mismo. Algunos de vosotros tendreis en mente poner un establecimiento de venta al público ya sea físico o virtual, otros preferireis enfocaros dentro del sector de los servicios profesionales, varios optareis por la transformación de materias primas en productos manufacturados o alguna del millón de posibilidades existentes. Es muy importante desde el inicio definir exactamente que es lo que queremos vender porque la respuesta además de condicionar las dos siguientes preguntas, definirá gran parte de la estrategía que diseñaremos para el lanzamiento y supervivencia de nuestra empresa. Para que se entienda mejor lo que queremos expresar vamos a poner dos posibles situaciones.

Foxspain Fotografía

En el primer escenario nos hemos decantado por montar una tienda de ropa, la respuesta a ¿que vamos a vender? podríamos contestar simplemente que ropa, pero después deberiamos hacernos otras preguntas  igual de importantes,  como por ejemplo, ¿que tipo de ropa venderemos?, ¿será ropa informal? , ¿será ropa de etiqueta? o quizás ¿será ropa de alta costura ?. Una vez definido el tipo de ropa, tendremos que pensar si venderemos varías marcas o solo nos centraremos en una única firma, si las prendas que comercialicemos estarán adaptadas a todas las edades y sexos, o por el contrario, estarán dirigidas a un sector exclusivo de la población.

Vamos a plantear una segunda situación, en este ejemplo nos hemos decidido por abrir un despacho de abogados. La respuesta a la pregunta ¿que vamos a vender? podría ser: venderemos servicios legales, pero ¿que clase de servicios legales?, ¿sería un buffete generalista??, o por el contrario, ¿nos centraremos en una única especialidad?, dentro de los servicios que ofertaremos, ¿cuales ofreceriamos exactamente?, ¿tendrán algún valor añadido para nuestros clientes?.

Como habreis podido observar, estas solo han sido algunas de las preguntas que se pueden plantear, porque hay muchas más que formular en los escenarios planteados para poder definir con exactitud el producto que vamos a lanzar al mercado. También debemos ser realistas de nuestras propias limitaciones y ofertar un producto o servicio que esté a nuestro alcance porque si las expectativas que le generemos a nuestros clientes no se adecuan a la realidad nos será muy difícil fidelizarlos y tendremos más posiblidades de fracaso que si quedan satisfechos con la compra que hayan realizado.

¿A quien se lo vamos a vender?

Una vez definido que es lo que vamos a vender, tendremos que definir a quien se lo vamos a vender, para entender mejor esta pregunta volveremos a plantear los escenarios del apartado anterior.

Pablo LordFerguson

Imaginemos por un momento que nos hemos decantado por un establecimiento físico de ropa de tipo casual para mujeres adultas, en este caso la pregunta sería fácil de responder, nuestro cliente potencial serán esas mujeres, pero y ¿si nos hubieramos decantado por una tienda con ropa para niños?, ¿nuestros clientes serían también esos niños?, o tal vez, ¿sus padres, abuelos y/o tios?.

Vayamos al segundo escenario, hemos decidio montar una Asesoría Legal especializada en Derecho Administrativo, la respuesta sobre a quien vamos a ofertar esos servicios podría ser sencillamente :a todos los particulares y empresas que tengan algún problema dentro de esa rama. Sería una buena respuesta, pero ahora la pregunta sería, ¿eso se corresponde con la realidad?, es posible que no, la mayoría de las grandes empresas disponene de  su propio Departamento Jurídico que inclusive han estado reforzando durante los últimos años debido al aumento de requisitos legales, por tanto, posiblemente debamos centrarnos en pequeñas o medianas empresas que no tengan los recursos de las grandes empresas para tener su propio Departamento Jurídico y deban optar por externalizar dicho servicio.

Como habeis podido observar, después de contestar la primera pregunta, si no nos detemos a meditar y profundizar en la misma, es posible que pasemos por alto esta segunda cuestión creyendo que la respuesta a ella es obvia. Como conclusión, que un tipo de producto vaya dirigido a un sector de la población específico no significa que sean ellos los que tengan la decisión la compra o que realmente lo necesiten.

¿Por qúe estamos seguros que nos comprarán nuestro producto?

Cuando lleguemos a formularnos está pregunta ya deberíamos tener claro que producto vamos a vender exactamente,a quien va dirigido y quien va a tener la decisión de compra sobre el mismo. Ahora viene una última pregunta, pero no por ello más importante.: ¿por qué van a comprarnos nuestro producto?.

Julia Folsom

En nuestros escenarios, nos hemos decantado por una tienda de ropa informal para mujer donde hemos analizado que nuestros clientes potenciales serán mujeres entre 18 y 65 años y una Asesoría Legal especializada en Derecho Administrativo enfocada a pymes y particulares. Ahora bien, ¿que motivos les vamos a dar para adquirir esas prendas o esos servicios?, acaso de que no abramos una empresa que oferte algo absolutamente novedoso, normalmente nos encontraremos con una competencia que haga exactamente lo mismo que nosotros, y aquí llega el problema, un cliente cuando adquirere regularmente un producto o servicio a una empresa es porque antes ha probado otras opciones y en base a la experiencia obtenida se ha decantado por dicha marca/empresa en concreto al sentir que va a cumplir sus expectativas.

Como conclusión y quizá lo más difícil de emprender es que de algún modo, siempre tendremos que diferenciarnos de nuestra competencia dando una buena razón  a nuestros clientes potenciales para que salgan de su zona de confort y se decidan por probar nuestros productos.

CAPÍTULO 1. EMPRENDIENDO, ¿VOCACIÓN U OBLIGACIÓN?

Como prometimos vamos a realizar una guía contando nuestros inicios y todos los pasos que tuvimos que dar para llegar hasta aquí, os adelantamos que no ha sido un camino nada fácil y nos ha llevado mucho trabajo y esfuerzo.

P09El primer paso y más importante es preguntarnos ¿por qué queremos emprender? y entre las posibles respuestas se encontrarán: porque llevo tropecientos meses más uno en el paro y no veo que mi situación vaya a cambiar, porque no hago lo que me gusta, porque  ha sido mi ilusión desde que era pequeñit@, porque he tenido una idea magnífica, innovadora y se que va a triunfar, porque mi prim@, amig@, vecin@, cuñad@ de fulanit@ ha montado algo parecido y le va fantásticamente, porque quiero ser mi propio jefe, porque necesito ponerme mis propios horarios para compaginar mi vida profesional con la personal, porque quiero ganar mucho dinero rápido…y un largo etcétera…

Después de realizarnos esta pregunta debemos ver en cual grupo nos encontramos, desde nuestro punto de vista hay dos grupos: “emprendedores por vocación” y “emprendedores por obligación”, donde nos será fácil identificarnos una vez que nos hayamos contestado a la pregunta anterior. Normalmente las razones más comunes que llevan a emprender a los “emprendedores por obligación” son económicas, por necesidad de establecerse su propio horario de trabajo o para tener la oportunidad de ejercer una profesión que les apasione. Todas las razones son igualmente válidas, pero también debemos sopesar las consecuencias negativas de nuestra decisión porque esto ni es un juego ni es tan fácil como nos hacen creer.

Si las razones que nos han llevado a tomar esta decisión son económicas nada ni nadie nos va a asegurar que vayan a mejorar puesto que cualquier proyecto por pequeño que sea necesita una mínima inversión y en caso de que fracase tendremos aún menos dinero y más deudas que antes de empezar, además habrá que sumarle el coste de oportunidad (que podriamos aplicarlo en esta situación como aquello que dejamos de hacer para realizar otras tareas), es decir, el tiempo y esfuerzo que habremos dedicado en montar nuestro proyecto no lo habremos podido dedicar a formarnos para ser más competitivos en el mercado laboral o en la búsqueda activa de empleo.

Si por el contrario, nuestras razones para querer ser un emprendedor se deben a una necesidad para establecer nuestro propio horario debemos conocer que esto en la práctica no resulta tan sencillo, pues sobre todo al inicio, si queremos que nuestro negocio funcione tendremos que dedicarle toda nuestra atención, todo nuestro tiempo y todo nuestro cariño, si no estamos dispuestos a realizar ese sacrificio, es muy posible que nuestro negocio fracase al poco de empezar aunque siempre dependerá de los recursos humanos y económicos de los que dispongamos.

Por último, si la razón principal que nos ha impulsado a querer tener nuestra propia empresa ha sido la de ejercer una profesión para la que nos hemos formado y/o que realmente nos gusta, nos motiva y nos apasiona, antes tendremos que hacernos otras preguntas: ¿realmente estamos formados y preparados para llevarla a cabo?, ¿tenemos experiencia en el sector donde queremos emprender?, ¿conocemos su funcionamiento?, si a las tres preguntas anteriores has contestado afirmativamente tienes mucho camino recorrido porque significa que eres consciente del mundo en el cual te vas a adentrar,  si la contestación a alguna pregunta ha sido negativa posiblemente tendrás que volver a replantearte la idea.

No creemos que la educación en España sea tan mala pero si pensamos que tiene muchas carencias. Cuando obtenemos un título de un ciclo de formación profesional o universitario, ese título nos homologa para ejercer dicha profesión dentro de las competencias marcadas, pero la pregunta principal es ¿de verdad estamos preparamos para ejercerlas por cuenta propia sin tener experiencia alguna?, exceptuando algún caso, la respuesta suele ser no.

sergiotudela

La mayoría de las veces el funcionamiento del mercado real poco tiene que ver con los conocimientos que adquirimos durante las clases teóricas o incluso prácticas, por lo que intentar adentrarnos solos sin estar acompañados de alguien que si tenga experiencia en el sector o mercado que queramos hacernos un hueco, sin tener tablas dentro de éste, nos va a resultar muy complicado y vamos a tener que dedicar gran parte de nuestro tiempo para descubrir su verdadero funcionamiento además de las “tortas” que nos vamos a llevar durante el camino porque como bien dice la célebre frase “la experiencia es la madre de la ciencia“.

Si por el contrario, crees haber visto una necesidad que actualmente no está cubierta, un nuevo nicho de mercado, te sentirás más identificado con los “emprendedores por vocación”. Siempre tenemos que tener presente que “la rueda ya está inventada”, es difícil conocer si alguien antes ha tenido esa idea y la haya llevado a cabo con resultados negativos, quizás porque usara una mala estrategía, quizás porque vió una necesidad inexistente. En este grupo se encontrarán también personas que hayan observado que hay carencias en los productos ofertados por otras empresas en las que han trabajado anteriormente o con las que han tenido algún tipo de relación y sepan como mejorar esa idea de negocio. Aquí tampoco debemos de olvidar que es posible que nuestra misma idea ya haya sido sopesada por los responsables de dichas empresas y que la han intentando poner en marcha sin éxito o descubierto que su rentabilidad es escasa.

Con todo esto, nuestra intención no es desanimar a nadie, de hecho pensamos que es una experiencia muy gratificante y positiva para nuestro desarrollo personal y profesional, pero poner en marcha una empresa desde cero supone tiempo, trabajo, esfuerzo y dinero y las estádisticas no nos muestran unos datos muy esperanzadores, según un estudio de ESADE solo el 80% de las empresas de nueva creación sobreviven el primero año, dato que no sería excesivamente pesimista sino fuera porque la tasa de supervivencia se sitúa en un 52% el tercer año, lo que quiere decir que al cabo de ese tiempo, solo la mitad de las nuevas empresas sobreviven.

Si después de haber leído algunas de las dificultades que entrañan conseguir esta meta, os habeis mentalizado del esfuerzo y trabajo que va a suponer y seguís decididos a dar ese gran paso os esperamos en los siguientes capítulos :).