Instalaciones. Criaderos al aire libre

En este artículo trataremos los aspectos fundamentales para la instalación adecuada de un criadero de caracoles al aire libre, dichos aspectos los resumiremos en los pasos indispensables a tener en cuenta.

Selección de la localidad

HelixAspersa

Autor: Ferran Turmo Gort

Los dos aspectos imprescindibles a tener en cuenta para tomar esta decisión son los siguientes:

  • Zonas húmedas y con abundante vegetación.
  • Clima suave, lluvioso y sin presencia de temperaturas extremas.

Elección del terreno

  • Terreno calcáreo y sin pedregosidad.
  • Suelos neutros o en su defecto PH básico muy poco marcado.
  • Ligeramente inclinados con el objeto de evitar encharcamientos.
  • Preferiblemente evitar zonas de umbría para evitar un exceso de humedad.
  • También se deben evitar terrenos con una insolación excesiva y la disminución de la actividad del animal.

Dimensiones de la explotación

SistemaAireLibre

Fuente: http://www.cuinariviatjar.com/

  •  Recintos con forma rectangular de un tamaño medio de unos 100 m².
  • Disposición en paralelo con una distancia entre ellos de unos 20 m.
  • Se recomienda disponer de un recinto libre para realizar las rotaciones de ejemplares de forma cómoda y precisa.

Diseño del sistema antifuga

  • Colocación alrededor del parque de una tela metalizada con diámetro de malla inferior al tamaño de los caracoles y una altura de un metro. La parte más alta de la malla deberá inclinarse hacía la explotación para evitar la salida de individuos.
  • En instalaciones grandes es recomendable colocar un circuito de corriente en la parte superior de la malla para evitar la fuga de caracoles.

Protección contra depredadores

Los principales depredadores de los caracoles son las aves  y los roedores. Los medios de protección más adecuados para estos animales son los siguientes:

  • Aves
    • Recubrimiento del parque con una tela metálica o plastica a una altura comprendida entre 1,5 y 2 m.
  • Roedores
    • Instalación de aparatos ultrasonido
    • Enterramiento de la malla metálica del sistema antifuga a unos 80 cm de la superficie.

Aporte de agua

  • Sistema de riego por aspersión vigilado para evitar encharcamientos.

Alimentación

  • Piensos preparados.
  • Plantación en el interior del recinto de especies palatables para el caracol como lechugas, endivias, trébol.., etc.

Mantenimiento

  • Arado anual del suelo.

Fuente: El caracol y la helicicultura. Mundiprensa

PATOLOGÍA DEL CARACOL. HONGOS

Hongos patógenosCaracol

Existen tres géneros de hongos que provocan enfermedades en los caracoles.  Los géneros Fusarium y Verticillum que afectan a las puestas y los correspondientes al género Aspergillus que afectan a los caracoles en su etapa juvenil y adulta.

Género fusarium

Este género parasita a los huevos embrionados originando la enfermedad llamada coloquialmente  de la “puesta rosa”.

Cuadro clínico

Modifica la turgescencia y la coloración blanco-anaranjada de los huevos hacía tonalidades parduzcas, grises, amarillentas y rosadas. Las puestas terminan desecándose antes de producirse la eclosión de los huevos.

Prevención
  • Esterilización de la tierra de los ponederos una vez al mes.
  • Eliminación de los residuos de heces depositados en los ponederos.
  • Higiene correcta de la explotación.
  • Instalación de ozononificadores para evitar la proliferación de hongos.

Género verticillium

Este género se desarrolla en los embriones de los caracoles. En la mayoría de las ocasiones produce el aborto de los huevos infectados. En caso de que el huevo evolucione, las crías suelen morir a los pocos días de nacer.

Cuadro clínico

Red compacta de micelio que recubre el huevo.

Prevención
  • Esterilización de la tierra de los ponederos una vez al mes.
  • Eliminación de los residuos de heces depositados en los ponederos.
  • Higiene correcta de la explotación.
  • Instalación de ozononificadores para evitar la proliferación de hongos.

Género aspergillus

Este género se desarrolla en piensos mal conservados o húmedos donde producen una toxina llamada “aflatoxina”.

Cuadro clínico

Necrosis hepática y muerte rápida.

Prevención
  • Control de la humedad del pienso.
  • Mantener el pienso alejado de naves, en lugares secos y aireados.
  • Evitar el contacto del pienso con el suelo, colocándolo preferiblemente sobre madera.

ENFERMEDADES BACTERIANAS DEL CARACOL

Nuestro objetivo es guiar a profesionales y aficionados del apasionante mundo de la helicicultura. Por ello, en esta entrada realizaremos un esquema de  las enfermedadesjacinta lluch valero infecciosas del caracol más comunes.

PSEUDOMONAS

Son bacterias pertenecientes al género Pseudomonas que se hallan ampliamente distribuidas en la naturaleza. Podemos encontrarlas en el agua dulce o salada, en el suelo y en los vegetales. Existen numerosas especies, pero solo la Pseudomona aeruginosa está relacionada con procesos infecciosos en el hombre y en los animales.

Cultivo

Se localiza en el tubo digestivo de los individuos. Se trata de una bacteria parásita que existe en los caracoles de forma habitual sin producirles daño alguno y para desarrollarse necesitan determinadas circunstancias desfavorables como son una mala alimentación, humedad y temperatura inconstantes.

Cuadro Clínico

Los caracoles afectados por Psudomonas, presentan un cuadro clínico típico y de desarrollo rápido. Los ejemplares afectados permanecen en el interior de la chocha sin producir moco ni siquiera al sentir contacto. El animal se encuentra bajo el efecto de una parálisis que le impide retraerse completamente dentro de la concha. El proceso termina con la formación de un líquido de aspecto verdoso y olor desagradable que se extiende alrededor del cuerpo e interior de la concha.

Los primeros síntomas de la existencia de esta enfermedad en una explotación es la aparición de animales muertos con la abertura de la concha hacía arriba y el caracol muerto en su interior con el color del cuerpo marrón claro.

En caso de infecciones graves, el número diario de caracoles muertos es elevado y si no se interviene inmediatamente puede afectar a la totalidad de la explotación.

Causas de la enfermedad

El desarrollo de esta enfermedad se debe casi siempre a un mal manejo de los animales, cambios bruscos de humedad o de temperatura y/por falta de higiene.

Tratamiento

El tratamiento más son los antibióticos o las sulfamidas. Entre los antibióticos que recomiendan los expertos se encuentran la Gentamicina, la Tobramicina, la Amikacina y la Carbecilina. Entre las sulfamidas recomendadas están la Sulfameracina y la Sulfametazina. La aplicación de estos fármacos se debe realizar a través del bebedero o bien mezclados con el pienso.

Resistencias

Esta bacteria se hace resistente a la mayoría de los antibióticos utilizados corrientemente. Sin embargo, tras su aplicación es sensible a los compuestos sulfamídicos.

 

ENFERMEDADES PARASITARÍAS DEL CARACOL

En esta entrada pretendemos hacer un resumen sobre las enfermedades parasitarias del caracol con el objetivo de guiar a nuevos helicicultores y a todos aquellos a los que les interese el apasionante mundo de la helicicultura.Caracol

ACARIOSIS

Es causada por el ácaro parásito Riccardoella limacum  que se instala en la cavidad paleal o pulmón del caracol. Está considerada como una de las más graves que afectan a los caracoles.

Transmisión de la enfermedad

Se transmite por contacto directo aunque en determinadas situaciones es posible el contagio por proximidad en distancias relativamente cortas. También es posible el contagio a través de utensilios contaminados.

Cuadro Clínico

Disminución de la actividad vital del caracol, pérdida de peso, flacidez. Puede causar la muerte del caracol por anemia.

Prevención

  • Aislamiento y vigilancia de los caracoles parasitados.
  • No introducir directamente caracoles nuevos en salas con individuos sanos y exentas de ácaros. Se recomienda esperar 8 meses para comprobar que los nuevos individuos estén sanos.

Tratamiento

Utilización de productos farmacológicos de acción antiséptica, insecticida, antiparasitaria y acaricida.

Inducción a la hibernación entre los meses de marzo y septiembre (época de mayor actividad del ácaro). No es un método recomendable porque se puede producir una mortalidad elevada, entre el 20 y el 40% de los caracoles contagiados, en función del grado de parasitación.

TREMÁTODOS

Son parásitos que se encuentran frecuentemente en caracoles acuáticos como las Limmeas, Planorbis y Helicidos. No producen enfermedades específicas en los caracoles, si no que los utilizan como hospedadores intermedios para parasitar a animales superiores.

Transmisión de la enfermedad

  • A través de alimentos vegetales contaminados y agua.

Cuadro Clínico

Las fases larvarias de estos parásitos se localizan principalmente en el ovotestis y glándula de la albumina, alterando las funciones reproductoras y ocasionando un bloqueo indirecto de las secreciones hormonales por lo que se produce una castración parasitaria.

Prevención

  • Tratar los alimentos vegetales y el agua suministrada a los caracoles.

Tratamiento

Actualmente no existe tratamiento para este tipo de enfermedad.

CÉSTODOS

Utilizan a los caracoles como hospedadores intermediarios y no produciendo ningún perjuicio notable en dichos moluscos porque al localizarse en su tubo digestivo se eliminan rápidamente. Uno de los céstodos más comunes en el tubo digestivo de los caracoles es Davainea proglotina que penetra junto al alimento en el tubo digestivo del molusco y puede permanecer allí tiempos prolongados sin causarle daño al caracol.

NEMÁTODOS

Tanto las larvas como los nemátodos adultos pueden parasitar diversas partes anatómicas del caracol. Es posible encontrar nemátodos en los excrementos, mocos o restos de alimentos.

Transmisión de la enfermedad

  • Tierra utilizada en ponederos.
  • Piensos  compuestos en mal estado.
  • Acumulación de excrementos.

Cuadro Clínico

  • No existen síntomas de enfermedad, conforme avanza el grado de parasitación, el caracol va perdiendo su actividad de forma progresiva, se paraliza su función reproductiva, deja de alimentarse hasta que finalmente muere.
  • Afecta generalmente a caracoles menores de tres meses.
  • Al observar al caracol a través de una lupa se puede ver a través de la epidermis del manto, pequeñas madejas de nemátodos.

Prevención

  • Limpieza e higiene de las instalaciones.
  • Uso de tierra esterilizada en ponederos con un tratamiento previo de la tierra a 200º durante 24 horas.
  • Uso de piensos de buena calidad.

Tratamiento

Aplicación de gentamicina en polvo o disuelto en el agua.

DIPTEROS

Las moscas de la familia Sciomzidae pueden parasitar a caracoles juveniles. Penetran en el interior del caracol y permanecen un tiempo hasta que le provocan la muerte. Seguidamente devoran el cadáver y buscan un nuevo hospedador.

También existen otros dípteros como el Calliphora y el Sarrophasa que sus larvas atacan principalmente a caracoles débiles o muertos. La presencia de estas moscas indica una falta de limpieza y manejo de los caracoles.