SALARIO MÍNIMO INTERPROFESIONAL 2017

El pasado 3 de diciembre de 2016 se publicó en el BOE el Real Decreto-ley 3/2016, de 2 de diciembre, por el que se adoptan medidas en el ámbito tributario dirigidas a la consolidación de las finanzas públicas y otras medidas urgentes en materia social, entre estas medidas se encuentra la aprobación de un incremento del 8% del SMI respecto del año 2016. Podemos definir el SMI como la retribución mínima fijada anualmente por el Gobierno que garantiza un sueldo mínimo irreductible para retribuir la prestación de servicios en la relación laboral, es decir, es el sueldo mínimo que se va a cobrar por una jornada legal de trabajo (si se realiza una jornada inferior, se percibe a prorrata).

Tras este incremento el SMI para 2017 queda fijado en 707,60  €/mes ó 23,59 €/día. En el caso de trabajadores temporeros y eventuales el SMI será de 33,51 €/día y en el caso de empleados de hogar el SMI es de 5,54 €/hora.

¿Qué se incremente el SMI  significa que van a subir los salarios?NO, salvo que se cobre el SMI. Como su propio nombre indica es un mínimo, menos que esa cantidad no se puede cobrar por una jornada legal, no se puede fijar un salario por menos del importe del SMI. Si el salario fuera superior al SMI no subirá con el incremento de éste, subirá cuando lo establezca el CC correspondiente a la actividad.

Lo normal es que el salario se fije en el convenio colectivo (CC) de la actividad correspondiente o en el contrato de trabajo. Por ejemplo digamos que el CC del comercio fija que el salario para dependientes es el SMI y para encargados  es de 800 €, pensemos en una tienda donde hay un dependiente y un encargado, en diciembre de 2016 los salarios son: del empleado 645,30 € y del encargado 800 €; a partir de enero del 2017 el sueldo del empleado será de 707,60 € y el del encargado de 800 €.

Los CC suelen establecer un incremento anual siguiendo con nuestro ejemplo, pensemos que el CC de Comercio establece para el año 2016 que el salario para dependientes es el SMI y para encargados  es de 800 € y para el año 2017 que el salario para dependientes es el SMI y para encargados  se incrementa un 1% respecto del año anterior; a partir de enero del 2017 el sueldo del empleado será de 707,60 € y el del encargado de 808 €.

(Las cantidades de los ejemplos no son las cantidades que establece el CC de comercio).

Si queréis más información o tenéis alguna duda podéis contactar con nosotros para hacernos una consulta rellenando el formulario de contacto y a la mayor brevedad posible os contestaremos.

Nuestra intención es que este blog os sea de utilidad y que participéis, por ello si queréis que hablemos de algún tema o consideráis interesante alguna noticia o asunto de actualidad, proponedlo.

DÍAS NATURALES, HÁBILES E INHÁBILES

calendarioQuién no se ha vuelto loco cuando le ha llegado una multa o un requerimiento de la Administración o cuando tenemos que pagar un impuesto o cualquier procedimiento donde nos den un plazo intentando contar cuando finaliza dicho plazo.

Es lioso porque los plazos no se cuentan igual, algunos son días naturales y otros días hábiles, además no son los mismos días hábiles administrativa que judicialmente. Por ello hoy vamos a intentar dar una explicación clara y sencilla, esperemos conseguirlo.

Días naturales: son todos los días, los que coinciden con el calendario, contándose sábados y domingos. Cuando se hace referencia a días naturales, se quiere dar a entender que no se diferencia entre unos y otros a efectos legales, teniendo todos la misma condición y contando todos por igual. Por ejemplo, Nos llega una notificación el día 5 de noviembre dándonos un plazo de 10 días naturales, a contar desde el día siguiente a la notificación, para presentar las alegaciones que consideremos oportunas, el plazo finalizará el día 15 de noviembre.

El problema viene cuando el último día de plazo es sábado o domingo, porque ¿dónde lo presentamos?, el sábado por la mañana aún están abiertos los registros de las Subdelegaciones de Gobierno y las oficinas de correo, pero los domingos no se puede presentar en ningún lado; lo mismo ocurre si se trata del último día para pagar, los bancos y cajas no están abiertos.

Días hábiles/inhábiles: son los días que la ley designa como aptos o no aptos para la realización de determinados actos o para el cómputo de plazos. Según el artículo 48 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, del régimen jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, serán días hábiles todos los días del año descontados los domingos, los declarados festivos así como aquellos que expresamente por ley se declaren inhábiles.

Por ejemplo, Nos llega una notificación el día 5 de noviembre dándonos un plazo de 10 días hábiles, a contar desde el día siguiente a la notificación, para presentar las alegaciones que consideremos oportunas, el plazo finalizará el día 17 de noviembre; si además el día 10 de noviembre fuera festivo el plazo finalizaría el día 18 de noviembre.
El problema surge, igual que en los días naturales, cuando el plazo finaliza un sábado, porque aunque se diga que es hábil en términos prácticos es casi imposible presentar algo, salvo que acudas a la Subdelegación del Gobierno o a Correos.

Otra circunstancia que puede dar lugar a confusión es, por ejemplo, que tenga que hacer un ingreso para Hacienda el día 10 de noviembre, resulta que ese día es fiesta local en tu pueblo, ¿es hábil o inhábil?; es hábil para todo aquello que tenga un ámbito superior al local (escritos a Delegaciones provinciales, pagos a Hacienda, etc), pero inhábil a efectos municipales (alegaciones al Ayuntamiento). En vía judicial los sábados son inhábiles.

Lo normal es que si no se dice nada cuando se señala un plazo éste sea de días hábiles (descontando domingos y festivos, en vía judicial también se descuentan los sábados), cuando el plazo es en día naturales se debe decir, hacer constar.

Tras la entrada en vigor en octubre de 2016 de la Ley 39/2015 e 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, en vía administrativa los sábados también se consideran inhábiles respecto a los plazos, es decir, días hábiles se cuentan de lunes a viernes (no festivos).

Mi consejo, si el plazo finaliza en sábado o en domingo dejar presentado el escrito, alegaciones, etc o realizar el pago el viernes, os evitareis problemas.

Si queréis más información o tenéis alguna duda podéis contactar con nosotros para hacernos una consulta rellenando el formulario de contacto y a la mayor brevedad posible os contestaremos.

Nuestra intención es que este blog os sea de utilidad y que participéis, por ello si queréis que hablemos de algún tema o consideráis interesante alguna noticia o asunto de actualidad, proponedlo.

I.4 AUTÓNOMOS: PRESTACIÓN POR DESEMPLEO

Para finalizar el tema de autónomos vamos hablar de la gran novedad que se introdujo, respecto del régimen de autónomos, en el año 2010 por la Ley 32/2010, BOE de 6 de Agosto de 2010, entrando en vigor el 6 de Noviembre del mismo año.

Esta novedad es la prestación por cese de actividad de los autónomos o, como se conoce normalmente, el “paro de autónomos”. En esta entrada vamos a ver cuáles son los requisitos y particularidades de esta autonomo 3prestación.

Esta prestación fue largamente reivindicada por los autónomos, ya que hasta ese momento cuando un autónomo tenía que cerrar su negocio/actividad no percibía nada, aunque los primeros autónomos que cobraron esta prestación tuvieron que esperar hasta 2011, y se pueden beneficiar de ella también los autónomos económicamente dependientes (recordemos que son aquellos autónomos que facturan el 75% o más de su trabajo a un único cliente). Transcurridos algo más de 3 años desde que se pudo empezar a cobrar esta prestación, todavía son muchas las dificultades que se encuentran los autónomos que pretenden cobrarla.

Lo ideal sería que ningún autónomo tuviera que pedir nunca esta prestación, pero si no queda más remedio debéis saber que para poder acceder a ella tenéis que estar dados de alta en el RETA, cotizar y tener cubierta la protección por accidente de trabajo y enfermedad profesional, tener cubierto el periodo mínimo de cotización por cese de actividad (48 meses anteriores al cese y al menos 12 meses justo antes del cese), no haber cumplido la edad de jubilación, estar al corriente de pago de las cuotas de la Seguridad Social (si no se está al corriente a la fecha del cese, pero se tiene cubierto el periodo mínimo de cotización, se da un plazo de 30 días naturales para que se ponga al corriente), y si se tienen trabajadores en el momento del cese acreditar que se les ha pagado y finiquitado.

Se debe acreditar que se está en una situación legal de actividad (ya sea por causas económicas acreditando unas pérdidas del 10%, fuerza mayor o cualquiera de las situaciones establecidas por la ley), suscribir el compromiso de actividad y acreditar que te quieres reincorporar al mercado de trabajo. El autónomo que para ejercer su profesión necesite licencia para ejercer y esta licencia se pierda por una sanción penal no tendrá derecho a prestación por cese de actividad.

La cotización por cese de actividad es del 2,2% de la base de cotización, siendo voluntario pago. El tiempo al que se tiene derecho a cobrar la prestación depende del tiempo que se haya cotizado, así tenemos:

  • De 12 a 17 meses cotizados——————–2 meses de prestación
  • De 18 a 23 meses cotizados——————–3 meses de prestación
  • De 24 a 29 meses cotizados——————–4 meses de prestación
  • De 30 a 35 meses cotizados——————–5 meses de prestación
  • De 36 a 42 meses cotizados——————–6 meses de cotización
  • De 43 a 47 meses cotizados——————–8 meses de cotización
  • De 48 meses en adelante———————-12 meses de cotización

Hay algunas variantes en el caso de autónomos entre 60 y 64 años:

  • De 12 a 17 meses cotizados——————–2 meses de prestación
  • De 18 a 23 meses cotizados——————–4 meses de prestación
  • De 24 a 29 meses cotizados——————–6 meses de prestación
  • De 30 a 35 meses cotizados——————–8 meses de prestación
  • De 36 a 42 meses cotizados——————-10 meses de cotización
  • De 43 meses en adelante———————-12 meses de cotización

Hemos de tener en cuenta que los trabajadores por cuenta ajena tienen 4 meses de prestación por año trabajado con un máximo de 24 meses, todavía no se ha conseguido la equiparación entre trabajadores por cuenta ajena y cuenta propia, tal como pretenden las distintas asociaciones y colectivos de autónomos.

La prestación por cese de actividad no podrá cobrarse si se ejerce un trabajo por cuenta ajena, con otras prestaciones o pensiones de la seguridad Social (salvo que éstas fueran compatibles con la actividad que se realizaba), y con las ayudas por paralización de la flota (en el caso de los Trabajadores del Mar).

Si queréis más información o tenéis alguna duda podéis contactar con nosotros para hacernos una consulta rellenando el formulario de contacto y a la mayor brevedad posible os contestaremos.

Nuestra intención es que este blog os sea de utilidad y que participéis, por ello si queréis que hablemos de algún tema o consideráis interesante alguna noticia o asunto de actualidad, proponedlo.

I.3 TRABAJADOR AUTÓNOMO: COTIZACIONES

Una vez que te das de alta en el RETA como autónomo estas obligado a cotizar desde el primer día del mes en que inicias la actividad, por ejemplo: te das de alta en el IAE y en el censo un 10 de septiembre, inicias tu actividad el 16 de septiembre y te das de alta el 24 de septiembre, estas obligado a cotizar desde el día 1 de septiembre.

Esta obligación durará mientras se desarrolle la actividad, aunque se este de baja, terminando el último día del mes en que se cese la actividad que deberá comunicarse a la Seguridad Social dentro de los 6 días siguientes al cese, por ejemplo, la actividad finaliza el 10 de septiembre, se debe comunicar antes del 16 de septiembre y la obligación de cotizar se acaba el 30 de septiembre.

autonomo despacho
La cuota que hay que pagar se calcula aplicando el tipo (para el año 2014 el 29,8% o el 29,3%), a la base de cotización que elige el autónomo entre la base mínima (para el año 2014 875,70€/mes) y la base máxima (para el año 2014 3.597€/mes).

Cada mes el autónomo deberá ingresar la cuota de ese mes, pudiendo domiciliarse el pago en cualquier entidad financiera autorizada como Oficina Recaudadora de la SS. En el caso de que no se ingresen las cuotas en plazo habrá un recargo del 20% de la deuda además de unos intereses de demora (para el año 2014 del 5%) que se devengarán desde el día siguiente al último día para pagar en plazo hasta el día en que se pague la deuda.

Una de las medidas para incentivar el autoempleo y que los jóvenes se aventurarán a emprender, fue la creación de la “tarifa plana” de emprendedor de 50€ mensuales, en lugar de los 250€ que se pagan habitualmente. Al principio sólo podían acceder a ella los menores de 30 años, pero tras la aprobación y entrada en vigor de la Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización se aplica a cualquier emprendedor (da igual su edad), que decida por primera vez darse de alta como autónomo, o que no haya estado dado de alta en el RETA en los 5 años anteriores, y no tengan trabajadores a su cargo.

Durante 30 meses hay unas reducciones que se distribuyen de la siguiente manera: los primeros 6 meses tras el alta en el RETA hay una reducción del 80% de la cuota, 50€ (si la base es la mínima); los 6 meses siguientes la reducción es del 50% de la cuota, 127€ de cuota (por lo que el primer año de autónomo se paga un total de 1062€). Los últimos 18 meses la reducción es de un 30% de la cuota, 179€ (por lo que el segundo año y medio de autónomo se paga un total de 3.222€).

La información que contiene tanto esta entrada como las anteriores, como las que vendrán, es genérica, da unas pautas generales que se pueden aplicar a todos los casos, pero no se pueden tener como una verdad absoluta porque luego cada persona/situación es distinta y tiene sus particularidades y hay que verlas una por una.

En la próxima entrada veremos el denominado “paro de autónomos”. Si queréis más información o tenéis alguna duda podéis contactar con nosotros para hacernos una consulta rellenando el formulario de contacto y a la mayor brevedad posible os contestaremos.

I.2 TRABAJADOR AUTÓNOMO: DARSE DE ALTA EN EL RETA Y PRESTACIONES

Una vez que hemos decidido llevar nuestra idea adelante o iniciar un negocio o una profesión y convertirnos en autónomos lo primero que debemos hacer es darnos de alta en Hacienda en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), es una tasa que grava el ejercicio de la actividad profesional y clasifica las actividades empresariales y profesionales a través de un código que se llama “epígrafe de la actividad“. Se debe realizar antes de iniciar la actividad.

autonomo 2
También en Hacienda hay que darse de alta en el censo de inicio de actividad de empresarios, profesionales y retenedores (modelo 037), en él se opta por el régimen fiscal correspondiente e indicar la actividad que se va a realizar y los datos personales (o los datos de la empresa, en el caso de que sea una sociedad). Esta alta hay que realizarla antes de iniciar la actividad.

El siguiente paso es darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), en la Tesorería General de Seguridad Social, la documentación que hay que presentar es el alta censal y el DNI (en caso de autónomos administradores de sociedades también tendrán que presentar el CIF y los estatutos de la sociedad).El alta hay que realizarla en los 30 días siguientes al inicio de la actividad.

Si se quiere contratar trabajadores, y tal y como están las cosas recibir las medalla al mérito, hay que inscribirse en la Seguridad Social rellenando el formulario TA6 junto con una fotocopia del alta en el IAE y en el RETA, fotocopia del DNI e indicar cual Mutua se ha elegido para cubrir accidentes de trabajo y contingencias profesionales; una vez inscrito se asigna un código de cuenta de cotización que sirve en todo el territorio español. Para dar de alta al trabajador hay que presentar el TA1 y una fotocopia del DNI del trabajador.

El alta en el Registro Mercantil es optativo para los autónomos, salvo que se creé una sociedad en cuyo caso es obligatorio para poder adquirir personalidad jurídica (como vimos en la entrada sobre alta de empresas).
También se deben legalizar los libros de contabilidad.

Al darse de alta en el RETA, los autónomos cuentan con las siguientes prestaciones:

  • Asistencia sanitaria, los autónomos tienen las mismas prestaciones y condiciones que los trabajadores adscritos al Régimen General de la Seguridad Social, lo que comprende servicios médicos y farmacéuticos necesarios, cubriendo casos de maternidad, enfermedad común o profesional y accidentes, sean o no de trabajo.
  • Incapacidad Temporal, habrá un subsidio por IT mientras se este impedido para realizar el trabajo habitual y se continúe en tratamiento médico, hay un plazo máximo de 12 meses prorrogables otros 6.
  • Maternidad/Riesgos durante el embarazo, las autónomas tienen las mismas prestaciones que cualquier trabajadora, pero con algunas particularidades, 100% de bonificación en las cuotas de la SS si contratan a una persona para que las sustituyan; en el caso de que coincidan el cese de la actividad y la prestación por maternidad esta se seguirá cobrando hasta su finalización.
  • Incapacidad permanente, cuando no se va a poder volver a realizar la actividad habitual de forma presumiblemente definitiva por una enfermedad o accidente, el autónomo tendrá derecho a un subsidio si ha cotizado por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y haberse acogido previa o simultáneamente a la cobertura de la prestación por incapacidad temporal.
  • Jubilación, sigue las mismas reglas que la jubilación de un trabajador por cuenta ajena, pero la pensión suele ser inferior al ser lo más común que los autónomos coticen por la base mínima (pagar lo menos posible), por lo que a la hora de cobrar la pensión también es menor. Para conseguir la pensión máxima el autónomo tendrá que incrementar a partir de los 42 años, sus cuotas hasta aproximadamente 500 0 600 €, en lugar de la base mínima, y cotizar ininterrumpidamente desde los 30 años (no años de edad, si no de cotización).
  • Prestación por muerte y supervivencia, prácticamente tiene las mismas reglas que para los trabajadores por cuenta ajena con las siguientes peculiaridades: haber cotizado por la cobertura de la prestación económica por incapacidad temporal y la base reguladora de la prestación será equivalente a la base de cotización en la fecha del accidente.
  • Cese de actividad, de ella hablaremos en próximas entradas.

A pesar de contar con todas estas prestaciones la gran mayoría de los autónomos suelen contratar seguros privados que los complementen, al ser lo normal que las prestaciones que se cobran de la SS sean bastante bajas por, como hemos comentado, cotizar en la base mínima.

En las próximas entradas veremos las cotizaciones de los autónomos y el denominado “paro de autónomos”. Si queréis más información o tenéis alguna duda podéis contactar con nosotros para hacernos una consulta rellenando el formulario de contacto y a la mayor brevedad posible os contestaremos.

Nuestra intención es que este blog os sea de utilidad y que participéis, por ello si queréis que hablemos de algún tema o consideráis interesante alguna noticia o asunto de actualidad, proponedlo.

I.1 TRABAJADOR AUTÓNOMO: CONCEPTO Y CLASES

La definición clásica de trabajador autónomo es la de persona física que realiza de forma habitual, personal y directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a trabajadores por cuenta ajena y que se rigen por el Estatuto del Trabajador Autónomo, donde se recogen los derechos y obligaciones de los autónomos; es decir, un autónomo es quien trabaja para si mismo y que puede o no tener trabajadores.

autónomo
Siempre se ha dicho que la ventaja de ser autónomo es que eres tu propio jefe, que no tienes quien te mande y haces las cosas como tú quieras, etc. Es cierto, pero también hay que tener en cuenta la parte mala, las obligaciones con la administración, todo el papeleo que hay que llevar y obtener lo suficiente para poder hacer frente a todos los gastos que tenga, lo que en estos tiempos no es fácil.

Debemos recordar que la gran contra que tiene hacerse autónomo es que se responde con todo el patrimonio personal presente y futuro de las deudas contraídas, el gran pro es que no se requiere un grado excesivo de complejidad administrativa.

Existen distintos tipos de autónomos dependiendo de sus características, así tenemos:

1- Profesional autónomo, trabajador por cuenta propia cuya actividad laboral se incluye dentro del listado de profesionales liberales incluidas dentro del listado de actividades profesionales del IAE. También se incluyen los profesionales liberales pudiendo distinguir a los profesionales autónomos que están colegiados (como médicos, farmacéuticos, veterinarios, abogados…) y aquellos que no lo están (programadores informáticos, traductores,publicistas…).

2- Autónomo económicamente dependiente, los autónomos económicamente dependientes o TRADE son aquellos profesionales que facturan a un solo cliente el 75% o más de sus ingresos. Por ejemplo un veterinario que trabaje principalmente para una ganadería, obteniendo de él la mayoría de sus ingresos, pero también presta servicios a otras personas. En ocasiones suele esconder lo que en realidad sería un contrato laboral entre el “autónomo” y su “cliente principal”.

3- Autónomo colaborador, el familiar o autónomo colaborador es un tipo de autónomo con unas características y que debe cumplir unos requisitos muy concretos. Hace referencia al cónyuge o familiares directos del autónomo que trabajan con él de forma habitual, incluyendo hijos menores de 30 años. Por ejemplo, una persona que tiene un bar y su mujer le ayuda.

4- Autónomos administradores de sociedades, todas las sociedades mercantiles requieren por ley un administrador al frente de ellas o un consejo de dirección. El administrador de una sociedad, siempre que sea una persona física deberá cotizar de manera obligatoria en el régimen de autónomos. Por ejemplo, en una Sociedad Anónima su administrador/es deben inscribirse como autónomos.

En las próximas entradas veremos las prestaciones de los autónomos, cotizaciones y el denominado “paro de autónomos”. Si queréis más información o tenéis alguna duda podéis contactar con nosotros para hacernos una consulta rellenando el formulario de contacto y a la mayor brevedad posible os contestaremos.

Nuestra intención es que este blog os sea de utilidad y que participéis, por ello si queréis que hablemos de algún tema o consideráis interesante alguna noticia o asunto de actualidad, proponedlo.

DAR DE ALTA UNA EMPRESA PASO A PASO

Actualmente miles de españoles ven en la creación de su propio negocio o su propia empresa una salida a su situación de desempleo, antes muchas veces se hacía por no tener que volver a soportar al jefe, aunque suele echar para atrás todos los trámites y papeleo que hay que hacer. En realidad la tramitación para dar de alta una empresa no es tan difícil y, si todo funcionara como debiera, en unos 15 días tendría que estar todo solucionado y la empresa dada de alta para funcionar, pero la realidad es que todo el proceso se dilata hasta un mes o más, lo que puede desesperar a cualquiera.

576343264_802b74f53f_n

Hoy vamos a intentar explicar de una manera muy sucinta y clara los distintos pasos que hay que dar de una forma general, ya que cada Comunidad Autónoma, Provincia e incluso Ciudad tienen sus peculiaridades.

Joven/es emprendedor/es que tienen una idea para montar un negocio, han hecho un estudio de viabilidad, tienen un plan de negocio, tienen la financiación y ya han decidido la forma jurídica (de este tema hablaremos otro día), ahora toca registrar la empresa y darla de alta:

1. Certificado de denominación social, se solicita en el registro mercantil, se puede hacer telemáticamente,   http://www.rmc.es, y cuesta unos 30€. No puede/debe haber dos empresas con el mismo nombre, es por ello que se registra, siendo recomendable poner en la solicitud de la inscripción una lista de 3 nombres por si alguno ya está registrado. Es como cuando te das de alta en cualquier página web y al poner el usuario pones tu nombre o lo que se te ocurra y te dice que ese usuario ya está siendo utilizado, sigues intentando nombres hasta que das con uno que no esta registrado. Con este certificado la empresa no está inscrita ni dada de alta, sólo es un certificado que dice que no hay otra empresa con la misma denominación

 2. Certificado bancario, dependiendo del tipo de forma jurídica que se haya elegido tiene que haber un capital inicial u otro (desde 3.000€ hasta 60.000€), una vez ingresado este capital se necesita un certificado del banco que lo acredite. No todo el capital tiene que ser dinero en metálico, también se consideran aportaciones al capital equipos informáticos, locales (si son propiedad del socio o de alguno de los socios), máquinas de producción, ….etc. La cuenta se abre a nombre de la empresa y de este dinero se pagaran los gastos de constitución y registro de la empresa.

3. Redacción de estatutos sociales de la empresa, los estatutos son como el reglamento o las normas por las que se va a regir la empresa, en ellos se va hacer constar la actividad de la empresa/negocio, el/los socio/s y sus aportaciones, los derechos y obligaciones, quien/es van a ser el/los administrador/es de la empresa, ….etc. Hay que tener cuidado y leerse bien lo que pone se pone en los estatutos para saber cuáles van a ser nuestros derechos, obligaciones y responsabilidades dentro de la empresa; así nos evitaremos sorpresas futuras que nos perjudiquen personal o patrimonialmente.

  4. Escritura pública de constitución, con el certificado de denominación social, el certificado bancario y los estatutos se acude al notario para la firma de la escritura pública de constitución, suele tardar una semana.

5. Alta censal/CIF, cumplimentando el modelo 036 de alta censal, se puede descargar en internet, y acompañándolo de la escritura de constitución de la empresa y de una copia del/los socio/s, se da de alta a la empresa en Hacienda y se le da el CIF (es el DNI de la empresa). En un principio te dan un CIF provisional con el que la empresa ya puede iniciar su actividad, en unas dos semanas más o menos dan el definitivo.

6. Liquidación del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (I.T.P.A.J.D), cumplimentando el modelo 600 y acompañándolo de copia de la escritura de constitución de la sociedad y el CIF.

7. Registro mercantil, una vez que se tiene la escritura, el CIF (aunque sea el provisional), y la liquidación del I.T.P.A.J.D. se vuelve al registro mercantil para inscribir la empresa, este es el tramite donde más se tarda. Una vez inscrita la empresa, ésta ya tiene capacidad jurídica.

Una vez que hemos registrado la empresa y ésta ya tiene capacidad jurídica podemos empezar a funcionar y rezar para que nuestra idea y negocio funcione.

Como os he comentado al principio, en esta entrada os he hablado de una forma muy breve de los pasos necesarios para dar de alta una empresa si queréis más información o tenéis alguna duda podéis contactar con nosotros para hacernos una consulta rellenando el formulario de contacto y a la mayor brevedad posible os contestaremos.

También podéis comentar esta entrada y contarnos cuales han sido vuestras experiencias y que problemas habéis encontrado. Nuestra intención es que este blog os sea de utilidad y que participéis, por ello si queréis que hablemos de algún tema o consideráis interesante alguna noticia o asunto de actualidad, proponedlo.